• La otra violencia: Poder penal doméstico sobre los niños en el Derecho chileno

      Couso, Jaime (2003-01-01)
      Este ensayo tiene por objeto examinar las relaciones entre violencia y Derecho en la vida doméstica, en particular la violencia ejercida sobre los niños. El punto de partida es una institución del Derecho de familia republicano del siglo XIX, que se remonta a la Colonia, que he querido llamar “poder penal doméstico” sobre los niños y que representa una forma de violencia doméstica legalizada. Consiste en la facultad del padre de castigar físicamente a su hijo y, cuando ello no fuere suficiente, de encarcelarlo, para lo cual contaba con el auxilio de la autoridad pública.
    • DERECHO Y VIOLENCIA: REFLEXIONES BAJO EL INFLUJO DE UNA VIOLENCIA EXTREMA

      Rivera Ramos, Efrén (2003-01-01)
      El derecho moderno ha vivido atravesado por una paradoja: para reducir la violencia, la legítima; pero al legitimarla, evita su desaparición, la sostiene, la multiplica, contribuye a su reproducción. Esta paradoja se nutre de tres realidades básicas: (1) la violencia se encuentra en el origen de muchos ordenamientos jurídicos modernos; (2) las sociedades modernas necesitan disciplinar la violencia para mantener el orden y (3) el derecho depende parcialmente de la violencia para lograr su eficacia.
    • La última carta. El derecho de resistencia en situaciones de alienación legal

      Gargarella, Roberto (2003-01-01)
      Es posible que en situaciones de crisis e inestabilidad jurídica tengamos razones adicionales para ser implacables en la aplicación del derecho: queremos que el derecho gane la fuerza que no tiene; queremos que arraigue en las costumbres de todos; queremos, de una vez por todas, dotar de previsibilidad a nuestra vida jurídica. Ello es así, sin embargo, dependiendo del tipo de crisis al que nos enfrentemos. En efecto, según me parece, nuestra reacción merece ser fundamentalmente otra si la situación a la que nos enfrentamos es una de alienación legal, es decir, una situación en donde el derecho no representa una expresión más o menos fiel de nuestra voluntad como comunidad sino que se presenta como un conjunto de normas ajeno a nuestro designios y control, que afecta a los intereses más básicos de una mayoría de la población, pero frente al cual la misma aparece sometida.[1] Si nuestra crisis jurídica tiene que ver más con esta última situación, luego, parece injusto tratar todas las violaciones al derecho como propias de sujetos que quieren tomar ventaja de los esfuerzos de otros. Más bien, es dable esperar que muchas de tales violaciones representen reacciones comprensibles y atendibles producidas por ciertos grupos frente a un derecho que los ignora o margina indebidamente. En tales casos, aquel énfasis en la aplicación inflexible del derecho no resulta sino un acto de extraordinario dogmatismo –una pura injusticia- que termina de poner al derecho cabeza abajo. En lugar de rescatar, entonces, a aquellos que son víctimas del derecho, se pretende asegurar que se les impongan normas destinadas a maltratarlos –normas en cuya creación y modificación tales sujetos no han tenido parte, como debieron haberla tenido en tanto miembros de una comunidad que pretende situar a todos en un pie de igualdad. [1] Se podría sostener para el derecho, entonces, lo que Karl Marx sostuvo para el trabajo, en cuanto a que “the object that labour produces, its product, confronts it as an alien being, as a power independent of the producer…[the] externalization of the worker in his product implies not only that his labour becomes an object, an exterior existence but also that it exists outside him, independent and alien, and becomes a self-sufficient power opposite him, that the life that he has lent to the object affronts him, hostile and alien…the worker becomes a slave to his object” (Marx 2002: 86-7).
    • The Last Resort: The Right of Resistance in Situations of Legal Alienation.

      Gargarella, Roberto (2003-01-01)
      It is possible that in situations of crisis and juridical instability we have additional reasons to enforce law implacably: we wish law to gain the force it does not have; we want it to root in everybody’s habits; we want to grant our juridical life, once and for all, some predictability. It depends, however, on the sort of crisis we face. In fact, in my mind, our reaction ought to be fundamentally different if the situation we face is one of legal alienation, in other words, a situation where the law does not represent a more or less faithful expression of our will as a community. Instead, it appears as a set of rules alien to our designs and control, which affects the most basic interests of the majority of a population that happens to be subjected to it.[1] If our juridical crisis has more to do with this last situation, then it seems to be unfair to deal with all violations of the law as if performed by individuals who want to take advantage of others’ efforts. On the contrary, many of those violations could be comprehensible and possibly worthy reactions performed by certain groups facing a law that wrongfully ignores and excludes them. In such cases, that emphasis on the inflexible enforcement of law results in nothing more than an act of extraordinary dogmatism –pure injustice– which ends up turning the law upside down. Instead of rescuing those who are victims of the law, it is demanded that norms be imposed which aim at maltreating them –norms in whose creation and modification those individuals have not taken part as they should have as members of a community which seeks to set its members on an equal footing. [1] Se podría sostener para el derecho, entonces, lo que Karl Marx sostuvo para el trabajo, en cuanto a que, “the object that labour produces, its product, confronts it as an alien being, as a power independent of the producer…[the] externalization of the worker in his product implies not only that his labour becomes an object, an exterior existence but also that it exists outside him, independent and alien, and becomes a self-sufficient power opposite him, that the life that he has lent to the object affronts him, hostile and alien…the worker becomes a slave to his object” (Marx 2002: 86-7).
    • VIOLENCE AND THE LAW: NOTES UNDER THE INFLUENCE OF AN EXTREME VIOLENCE

      Rivera Ramos, Efrén (2003-01-01)
      Modern law has lived traversed by a paradox: in order to reduce violence, it legitimates it; but by legitimating it, it prevents its disappearance. It upholds it. It multiplies it. It contributes to its reproduction. This paradox is nurtured by three basic realities: (1) violence is found at the origin of many modern legal systems; (2) modern societies need to discipline violence to maintain order; and (3) law depends partially on violence for its effectiveness.
    • Dilemas Políticos

      Oquendo, Angel (2003-01-01)
      La violencia en la familia presenta un caso especial. El derecho se repliega en este contexto, no tanto por melindres por la brutalidad sino por falta de compasión por el sufrir de las víctimas. La duplicidad que se manifiesta no es solamente que la sociedad se hace de la vista larga frente a la agresión doméstica mientras mirar curiosamente en otros contextos, sino que pasa de la tolerancia hacia el acusado en este ámbito a la inclemencia en otros. Ahora bien, la actitud de negación propaga y se nutre de mucha confusión y ha generado críticas intensas. Este trabajo diagnostica en vez de criticar. Explica como una narrativa determinada, a saber, la noción de derechos individuales que propugna Locke, no solamente da lugar a la tentación de ignorar la violencia privada sino que facilita una cobertura ideológica conveniente. Este ensayo apunta a una historia diferente, que se inspira en el contrato social de Rousseau y que, además de rasgar el velo teórico, retrata más plausiblemente la relación entre el ciudadano y el Estado.
    • Political Dilemmas

      Oquendo, Angel (2003-01-01)
      Violence within the family presents a special case. The law retreats in this context not so much out of queasiness about brutality, but rather because of insensitivity toward the victims’ suffering. The duplicity at stake in this context is not just that society looks away from domestic abuse while it curiously looks on when violence takes elsewhere, but rather that it shows tolerance to the accused in this realm while treats defendants mercilessly in almost all other spheres. At any rate, the attitude of denial rides on, as well as propagates, considerable confusion and has generated intense criticism. This paper will diagnose rather than criticize. It will identify a narrative, i.e., the Lockean account of individual rights, as a source of the temptation to neglect private violence and as a convenient ideological cover. It will point to a different story, inspired by Rousseau’s social contract, which not only blows the cover, but also depicts more plausibly, the relationship between citizen and state.
    • Las Decisiones Constitucionales de Ulises: Acerca de las Dificultades para la Construcción Colectiva de una Práctica Constitucional en Argentina

      Saba, Roberto (2004-01-01)
      Diciembre de 2001. Acaba renunciar, a sólo dos años de haber asumido su cargo, Fernando de la Rua, el presidente electo por el pueblo en medio de la peor crisis económica, política y social de la historia reciente Argentina. Desde ese momento, cuatro personas ocuparon su posición en menos de dos semanas. Finalmente, Eduardo Duhalde, el hombre fuerte del Partido Justicialista en ese momento, se hace cargo de la jefatura del Poder Ejecutivo en forma interina hasta que se llamen a nuevas elecciones presidenciales. Es conocida su enemistad con el ex Presidente Menem y con aquellos que fueron sus aliados incondicionales, entre los que se encontraba la mayoría de los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
    • LA DEMOCRACIA INCONCLUSA: ¿POR QUÉ LA DEMOCRACIA NO PUEDE VIVIR SIN EL MERCADO?

      Bullard, Alfredo (2004-01-01)
      Imaginemos un país hipotético en el que se efectúan tres reformas del sistema Constitucional. La primera es cambiar el régimen económico para producir bienes privados usando como mecanismo de decisión la democracia. La segunda es cambiar la estructura del sistema político para producir bienes públicos usando el mercado. La tercera es sujetar la existencia o no de derechos individuales a la decisión de la mayoría. Analizar estos tres cambios nos ayudan a entender los límites que la economía impone a la democracia y los que la democracia impone al mercado.
    • LA REBELDE DEMOCRACIA. UNA MIRADA A LA RELACION ENTRE LOS MAPUCHE Y EL ESTADO CHILENO

      Contesse, Jorge (2004-01-01)
      Tras un sombrío pasado común de regímenes dictatoriales, muchos países de América Latina transitan hacia formas plenamente democráticas de gobierno. Bajo la lupa de otros países y de organismos multilaterales, el paso desde las experiencias autoritarias hacia gobiernos con participación popular significativa ha implicado, sin duda, un notable avance y desarrollo de instituciones y prácticas democráticas por mucho tiempo desterradas. En el caso particular de Chile, la prosperidad económica celebrada por actores externos y locales se agrega como otro elemento que le ha dado al país un impulso especial entrando al nuevo milenio. La pobreza se ha reducido, los horribles crímenes cometidos bajo la dictadura de Pinochet encuentran alguna respuesta punitiva en el mismo Estado que hace no mucho los negaba y amplios sectores de la sociedad gozan de un estándar de vida que, ayudado por la creatividad y obsesión por avanzar hacia el apetecido desarrollo, nos ubica, según muchos, como el buen alumno del convulsionado curso llamado América Latina.
    • El poder judicial en una democracia

      Schuck, Peter (2004-01-01)
      En cierta medida, la relación entre el poder judicial y la democracia perece obvia: el poder judicial es un elemento esencial para la democracia. De hecho, cada democracia en el mundo ha establecido tribunales con una amplia jurisdicción sobre asuntos relevantes. Incluso, regímenes no democráticos como la Alemania Nazi, la China Comunista y la antigua Unión Soviética han acudido a los tribunales como mecanismo de ayuda para implementar, de manera impositiva, políticas públicas de carácter arbitrario, así como para hacer cumplir tales dictámenes particulares en la medida en la que dichos tribunales lo permitían.
    • THE CONSEQUENCES OF CENTRALIZING CONSTITUTIONAL REVIEW IN A SPECIAL COURT. SOME THOUGHTS ON JUDICIAL ACTIVISM.

      Ferreres, Victor (2004-01-01)
      If one examines the legal landscape of contemporary Europe, one will be struck by the institutional salience of Constitutional Courts. In a long evolution that started after the First World War and that reached its climax after the fall of Communism, most European countries have established these special courts in order to protect their national Constitutions against offensive legislation. Europe is now clearly associated with a “centralized model” of constitutional review, where only one court has authority to strike down a statute as unconstitutional, while the United States exemplifies the “decentralized model”, where all courts are empowered to set aside legislation if it violates the Constitution.
    • THE JUDICIARY AND DEMOCRACY: TO THE RESCUE OF THE SPIRIT OF THE SPIRIT

      Correa, Rodrigo (2004-01-01)
      Judges exercise public power. The ideal of democracy demands that every exercise of public power should express the will of the people. The popular or general will does not exist, however, as a brute fact, given that the people or the nation can only be conceived as a unity in normative, not natural terms. In other words, the people or the nation has no will because it is not a subject with mental states. The popular or general will must therefore be attributed normatively to a people or nation, itself also a normative construct. This means that, in principle, every exercise of public power, not only judicial power, is problematic from the point of view of democracy. Taken to the extreme, one might even put in doubt whether the legislative powers of our states live up to the ideal of democracy.
    • LAS CONSECUENCIAS DE CENTRALIZAR EL CONTROL DE CONSTITUCIONALIDAD DE LA LEY EN UN TRIBUNAL ESPECIAL. ALGUNAS REFLEXIONES ACERCA DEL ACTIVISMO JUDICIAL.

      Ferreres, Victor (2004-01-01)
      Si examinamos el paisaje institucional de la Europa contemporánea, nos quedaremos impresionados por la relevancia de los Tribunales Constitucionales. A lo largo de una evolución que se inició después de la Primera Guerra Mundial y que alcanzó su clímax tras la caída del comunismo, la mayoría de los países europeos han creado esos tribunales especiales para garantizar la supremacía de sus Constituciones frente a la legislación ordinaria. Europa está hoy vinculada claramente al “modelo centralizado” de justicia constitucional, en el seno del cual un único tribunal es competente para invalidar las leyes, mientras que los Estados Unidos ejemplifican el “modelo descentralizado”, donde todos los tribunales pueden dejar de lado las leyes (a los efectos de resolver un caso) si las consideran contrarias a la Constitución.
    • Minorías en busca de privilegios: Cuando tolerar las protestas atenta contra la democracia

      Zegarra Mulanovich, Gonzalo (2004-01-01)
      En el presente panel se abordará la relación entre un régimen democrático y los movimientos de protesta. Dichos movimientos últimamente determinan en gran medida el escenario político de muchos países latinoamericanos. Básicamente, se ha planteado una discusión que gira en torno a la interrogante acerca de si esas protestas son compatibles con un gobierno democrático y si, al exceder los límites de la legalidad establecida, pueden justificarse en con el argumento de que las instituciones democráticas existentes no constituyen un cauce adecuado para satisfacer los intereses de los grupos que las emprenden.
    • PODER JUDICIAL Y DEMOCRACIA: A RESCATAR EL ESPÍRITU DEL ESPÍRITU

      Correa, Rodrigo (2004-01-01)
      Los jueces ejercen una potestad pública. Conforme al ideal democrático, todo ejercicio de potestades públicas debe ser atribuible a la voluntad popular. La voluntad popular o general no existe sin embargo como hecho bruto, puesto que el pueblo o la nación sólo pueden concebirse como unidad en términos normativos, no naturales. En otras palabras, el pueblo o la nación carece de voluntad porque no es un sujeto que tenga estados mentales. La voluntad popular o general es así atribuida normativamente a un pueblo o nación entendido también normativamente. Esto significa que, en principio, todo ejercicio de potestades públicas, no solo la judicial, es problemático desde el punto de vista del ideal democrático.
    • Consenso y disenso: los movimientos de protesta y los avatares de la democracia colombiana

      Barreto, Antonio (2004-01-01)
      La presente ponencia, como parte del panel sobre los movimientos sociales y la democracia, está básicamente orientada a explorar dos de las preguntas que fueron planteadas por los organizadores del SELA para este debate: ¿Se pueden justificar aquellos movimientos de protesta que, entre sus diversos reclamos y exigencias, esgrimen que las instituciones democráticas existentes no constituyen un cauce adecuado para defender sus intereses? En caso afirmativo, ¿qué tipo de límites se podrían imponer a estas iniciativas de protesta, sobre todo teniendo en cuenta los costes o las cargas que los otros ciudadanos deben asumir en estos casos? Para afrontar esta pregunta transitaré un recorrido que incluye tres partes. En el primer acápite, con el objeto de contextualizar las preguntas en un escenario concreto, explicaré la realidad general que caracteriza a los movimientos sociales y de protesta más significativos de Colombia, un país que sufre un conflicto armado de larga data en la actualidad.
    • Incomplete Democracy: Why Democracy Cannot Survive Without the Market

      Bullard, Alfredo (2004-01-01)
      Imagine a hypothetical country in which three constitutional reforms are made. The first is to change the economic system so that decisions concerning the production of private goods are made democratically. The second is to change the political system so that decisions concerning the production of public goods are made by the market. The third is to subject the existence of individual rights to majority approval. Analyzing these reforms helps us understand the limits that the economy imposes on democracy, and those that democracy imposes on the market.
    • THE REBEL DEMOCRACY: A LOOK INTO THE RELATIONSHIP BETWEEN THE MAPUCHE PEOPLE AND THE CHILEAN STATE

      Contesse, Jorge (2004-01-01)
      Having left behind dictatorial regimes, many Latin American countries are transitioning to democratic regimes. According to international agencies and developed countries, this is remarkable progress and a step toward the implementation of inclusive polities. In the particular case of Chile the economic prosperity is an advantage that strengthens the country in the new millennium. The government is effectively fighting poverty; the atrocities committed under the Pinochet era are no longer denied, and the living standard of large portions of people have critically increased, giving to Chile the image of a good student among the messy class of Latin America.